Cerramientos de fincas contra fauna, consultenos ahora

Cerramientos de Fincas

Cerramientos cinegéticos, ganaderos y metálicos de simple o triple torsión.

Somos expertos en la instalación de cerramientos metálicos cinegéticos, ganaderos, malla simple y triple torsión, electrosoldadas, postes de madera…

Contamos con gran experiencia en la instalación de vallados y cercados en terrenos y parcelas. Elemento básico para garantizar la seguridad en cualquier finca que desee mantener a salvo de animales salvajes, ganado, pequeñas mascotas u intrusos indeseados.

Consulta nuestra gama de productos y te asesoramos sobre la opción mas adecuada en función de las necesidades propias. Presupuestos sin compromiso.

Cerramientos metálicos

Cerramiento cinegético

Malla Simple torsión

Malla Triple torsión

Cerramiento electro soldado

Postes de Madera

¿Vallar una finca rústica?

Plantearse vallar una finca rústica es algo bastante común y lógico para poder delimitar y proteger tu propiedad. 

El vallado proporciona seguridad, privacidad y ayuda a mantener el control sobre los límites de la propiedad. 

Antes de comenzar, comprueba qué permisos o licencias necesitas para construir una valla en tu finca. Consulta con las autoridades locales (normalmente el Ayuntamiento) para asegurarte de cumplir con todos los requisitos legales.

En cualquier caso se considera una obra menor y de pequeña envergadura.

¿Qué permiso necesito para vallar una finca?

El art 388 del Código Civil señala que: Todo propietario podrá cerrar o cercar sus heredades por medio de paredes, zanjas, setos vivos o muertos, o de cualquiera otro modo, sin perjuicio de las servidumbres constituidas sobre las mismas.

Independientemente de esto, los Ayuntamientos pueden dictar limitaciones o indicar la forma específica en la que se han de construir los cerramientos por muy diversos motivos.

La obtención de una licencia municipal de obras es un requisito fundamental para vallar un terreno rústico, ya sea para un cerramiento parcial o total. Este permiso, otorgado por el Ayuntamiento correspondiente, es imprescindible para llevar a cabo cualquier modificación o construcción en el terreno, considerándose una obra menor de pequeña envergadura. Al elegir y realizar el vallado, es importante tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Límites de la parcela o solar.
  • Tipo de valla que se va a instalar.
  • Licencia municipal de obras.
  • Alineación oficial según los planes y el catastro de la propiedad.

Es importante destacar que no es necesario realizar trámites para reparar o conservar una valla ya aprobada y construida, a menos que se realice una reconstrucción completa, lo cual se considera como una nueva obra y requiere seguir el proceso completo nuevamente.

¿Qué sucede si no se conocen los límites o las referencias al vallar una finca rústica? 

En este caso, el Ayuntamiento del municipio es la entidad encargada de brindar respuesta a esta cuestión. Para obtener todos los datos necesarios, el propietario o el apoderado legal deben solicitar el certificado de tira de cuerdas, alineación oficial o indicación de líneas. Esta información se encuentra registrada en el Plan General de Ordenación Urbana o en las normas urbanísticas de la provincia y/o municipio. En este certificado se indicarán las alineaciones del terreno con respecto a las vías públicas o caminos municipales.

El Ayuntamiento puede llevar a cabo este trámite de dos formas:

  • De forma presencial: El servicio técnico del ente público marca en el terreno la alineación correcta del vallado de la parcela en relación con los caminos colindantes, las calles, el alumbrado u otros elementos de origen público.
  • Contratando a un técnico especialista: Es necesario contratar a un profesional especializado para que realice previamente la alineación y/o el cerco donde se colocará el cerramiento del terreno. 

Posteriormente, se enviará al Ayuntamiento el informe o proyecto correspondiente. El Ayuntamiento revisará el documento para asegurarse de que las medidas son correctas y otorgará su consentimiento para proceder con la construcción del vallado.

¿Cómo se puede vallar un terreno rústico?

Cuando finalmente se te haya concedido el permiso, decide qué tipo de valla deseas instalar y selecciona los materiales adecuados. Las opciones más comunes suelen ser vallas de madera, alambre de púas, mallas metálicas o muros de piedra, entre otras. Elige un diseño que se adapte a tus necesidades, presupuesto, al entorno y a las especificaciones legales.

La forma de instalar un cercado en una finca rústica varía según la ubicación. En definitiva, existen diferentes regulaciones legislativas en España respecto a este tema. Sin embargo, al vallar una finca rústica, es importante tener en cuenta lo siguiente:

  • Paso para la fauna: la Ley de Vías Pecuarias establece que no se puede instalar un cercado que impida o dificulte el paso del ganado en las vías pecuarias oficiales.
  • Paso de caminos: el Código Civil regula las servidumbres de paso, por lo que es necesario respetarlas incluso al cerrar una propiedad privada.
  • Tipo de cercado: las ordenanzas municipales suelen regular este aspecto. La altura y el material del cercado son cuestiones a las que se debe prestar especial atención.
  • Paso de agua: al igual que las servidumbres de paso mencionadas anteriormente, existen servidumbres de agua que deben ser respetadas. Un cercado no puede afectar el curso natural del agua ni impedir su disfrute público de acuerdo con la legislación aplicable.

Es importante tener en cuenta estas consideraciones y consultar la normativa local correspondiente al realizar el vallado de una finca rústica.

¿Qué distancia hay que dejar para vallar una finca rústica?

Mide bien los límites de tu finca rústica y marca los puntos de inicio y finalización de la valla. 

Es muy importante tener en cuenta por ejemplo retranqueos, para no invadir fincas colindantes, caminos, servidumbres de paso, vías pecuarias, etc. y la ubicación de las puertas o accesos de entrada.

Una vez instalada la valla, realiza un mantenimiento regular para asegurarte de que se mantenga en buen estado. Inspecciona periódicamente la estructura y repara cualquier daño.

Las sanciones relacionadas con el vallado de terrenos rústicos varían según el área que rodea el cerramiento, lo cual implica medidas especiales en cada caso.

No es lo mismo vallar un terreno rústico donde haya ganado bravo, lo cual justificaría la realización de las obras, que vallar zonas de protección territorial. 

De hecho, es imposible:

  • Realizar un cercado en áreas que puedan obstruir el tránsito por caminos clasificados en planes urbanísticos.
  • Construir en zonas incluidas en la protección territorial de espacios naturales, paisajes o senderos.
  • Instalar cercamientos que reduzcan las condiciones de visibilidad y seguridad vial, o que impidan el mantenimiento y conservación de la red estatal de carreteras. En estos casos, las características del cercado son las siguientes:
  • Distancia mínima de 8 metros en autopistas y autovías.
  • Distancia mínima de 3 metros en carreteras convencionales.
  • Distancia mínima de 3 metros en carreteras de red comarcal.
  • Distancia mínima de 2 metros en carreteras de red local.
  • Distancia mínima de 1 metro en caminos convencionales.

Para las zonas de suelo urbano (solar) o parcelas con suelo urbanizable, la distancia se establecerá de acuerdo con los planes municipales.

No se autorizará la construcción del vallado si los planes de carreteras prevén su ampliación en un plazo no superior a 12 años.

Lamentablemente, este tipo de prácticas se ha vuelto más común de lo deseable. Por ejemplo, en las Islas Baleares, entre 2009 y 2018, el Consell de Mallorca impuso multas por un total de 15.000.000€ durante 9 años, lo que refleja una normalización de la construcción irrespetuosa con el medio ambiente y al margen de la ley.

¿Multas por vallar un terreno rústico? Información necesaria

La cantidad de la multa por vallar un terreno rústico y el desembolso hacia la administración pública varían en función de la gravedad y las circunstancias del cerramiento realizado. Por lo general, existen tres categorías de sanciones: muy graves, graves y leves. La cuantía y la gravedad de la sanción aumentan cuando se ha construido en suelo protegido, zonas hidráulicas, parajes naturales o reservas de la biodiversidad. El espacio invadido determina el monto final a pagar por llevar a cabo una obra de forma ilegal en un terreno rústico. Las circunstancias que rodean la obra son las que determinan la ilegalidad a tratar.

Por ejemplo, en el caso de una sanción muy grave, como vallar un terreno rústico en un parque natural, la comisión puede imponer una multa que oscile entre 60.000€ y 1.000.000€. Como mínimo, la sanción será del 30% del valor de las obras realizadas.

Cuando se han omitido los procedimientos legales para la construcción, además de la sanción administrativa impuesta a los ciudadanos involucrados, es necesario restablecer el terreno a su estado anterior. Esto implica demoler las obras realizadas y dejar el lugar como estaba previamente.